Para responder a la pregunta ¿qué es la L-Carnitina?, empezaremos diciendo tiene dos caras y es que es parte quemador de grasa y parte suplemento para el rendimiento, por ejmplo, el deportivo.  La L-carnitina tiene una larga historia y un montón de fans.

En los años 1980 entró en la palestra de los suplementos quemadores de grasa con mucha fuerza, pero quedó relegada por unos cuantos estimulantes que “ayudaban a la pérdida de peso”.  A día de hoy, la Carnitina ha vuelto de nuevo, más fuerte que nunca y con unas cuantas evidencias científicas bajo el brazo.

¿Se está preguntando si un suplemento no estimulante realmente puede trabajar para ayudar a quemar grasa? ¿Has oído hablar de los recientes titulares negativos sobre la L-carnitina, o has visto  que aparece como un ingrediente en las bebidas energéticas, y se ha preguntado si es seguro y efectivo?

resultados l-Carnitina

Descubriendo la L-Carnitina

Aunque a menudo se clasifica como un aminoácido, L-Carnitina no es técnicamente un amino.  Se considera un compuesto parecido a una vitamina y a un aminoácido, que se relaciona con las vitaminas B. Cuando se estudió por primera vez en la década de 1950, se conoció como la vitamina BT.

La L-Carnitina se forma en el hígado y riñones a partir de los aminoácidos lisina y metionina. Sin embargo, se almacena en otro lugares del cuerpo, principalmente en el músculo (incluyendo el corazón), el cerebro, e incluso en el esperma. En la dieta, se encuentra principalmente en la carne y otros productos animales. También la podemos obtener algunos de los productos vegetales como el aguacate y la soja, pero por regla general, la carne es la mejor fuente y la carne roja, la que más cantidad de Carnitina lleva.

La Carnitina existe en dos formas, D-carnitina y L-carnitina. La forma L es la que se encuentra en la naturaleza y es biológicamente activa. En las etiquetas, verás que aparece como L-carnitina, L-carnitina L-tartrato o propionil-L-carnitina. Son todas similares y con una eficacia similar. La forma D, por otra parte, es biológicamente inactiva y no se vende como un suplemento.

Por otro lado, la Acetil L-carnitina, también conocido como acetil carnitina o ALCAR, es otra forma de suplemento muy popular de L-carnitina. Se puede encontrar en todo el sistema nervioso central, donde juega un papel en la producción de energía, así como la producción de la acetilcolina, un neurotransmisor importante.

El grupo Acetil, unido a la molécula de carnitina, mejora su capacidad de pasar a través de la barrera hematoencefálica y entrar en el cerebro, donde actúa como un potente antioxidante. Por esta razón, algunas investigaciones sugieren que la Acetil-L-carnitina podría proporcionar efectos protectores frente a los procesos de envejecimiento y neurodegeneración.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, la Acetil L-Carnitina podría ayudar en proteger los tejidos en sesiones de quimioterapia cuando se combate contra un tumor.  Fíjate, otro dato positivo.

¿Cómo funciona para quemar grasas?

El papel más importante que la L-carnitina desempeña en el cuerpo es para ayudar a transportar ácidos grasos de cadena larga al interior de las céluclas y llevarlas al mismísimo corazón de las mitocondrias, encargadas de la producción de energía. Una vez allí, estas grasas pueden ser utilizadas como combustible para generar trifosfato de adenosina o ATP.

La L-Carnitina y este trabajo celular funciona cuando estamos haciendo ejercicio y en el posterior descanso, pero además algunas investigaciones han destacado que es muy efectiva cuando practicamos ejercicio intenso.  Una cosa ayuda a la otra, se podría decir que el deporte hace que la L-Carnitina se ponga a trabajar, asi que sentado en el sofá y suplementándote con este aminoácido, no lograrás demasiado.

Sin suficiente L-carnitina, la mayoría de las grasas no pueden entrar en la mitocondria y ser quemadas como energía para el cuerpo.  Para las personas con deficiencia de L-carnitina pueden estar bajo una enfermedad grave, cuyas consecuencias siguen en el tiempo por no poder quemar la grasa corporal.  Esta falta del aminoácido, puede conducir a una debilidad muscular, retrasar el crecimiento, un agrandamiento del hígado y otros muchos problemas. Esta es una de las razones por la que la L-carnitina se considera un nutriente “condicionalmente esencial”.  Tu cuerpo la produce, pero si no produce lo suficiente, su salud puede verse afectada seriamente y un tratamiento efectivo sería la suplementación.

Un estudio reciente realizado en Escocia, determinó que, además del trabajo para transportar la grasa, la L-carnitina también mejora la acción de la insulina en las células musculares, lo que esto significa que también puede ayudar a mantener unos bajos niveles de glucosa en sangre, incluso después de una comida rica en hidratos de carbono, ayudando a la reposición de glucógeno.  Esto es un motivo por la que recomendaría tomar una dosis de L-carnitina con una comida después del entrenamiento.